Blogia
doveandamio

Greguerías napolitanas

Greguerías napolitanas

Uno de nuestros literatos más singulares, Ramón Gómez de la Serna, autor e inventor de las inefables greguerías, sentía una auténtica fijación por la ciudad de Nápoles, una ciudad que había visitado en varias ocasiones y a la que se trasladó a vivir durante un año. El escritor que fundara la tertulia del café Pombo de Madrid, ciudad que retrató en varias de sus obras, dedicó un libro a la ciudad partenopea, La mujer de ámbar, novela en la que pinta a la Nápoles de siempre, la de la ropa tendida, la de los gritos vecinales ininteligibles, la de los pícaros “scugnizzi” rondando por las calles, la cochambrosa y la esplendorosa, la entrañable y la insoportable ciudad del Vesubio. Su estancia napolitana vino dada por un desengaño amoroso que le ocurrió en Lisboa, ciudad en la que vivía, tras el cual decidió cortar con todo y marchar en búsqueda de algo nuevo. Y qué mejor escenario para ello que una ciudad como Nápoles, que hace apenas un mes le dedicó una placa a este peculiar escritor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Gregeril -

Me han encantado toditas, toditas, muy amables.

PELO DE ZANAHORIA -

Añado unas cuantas perlas de Jules Renard, mi creador.

De nada sirve morir. Hay que hacerlo a tiempo
El ingenio quizás es al talento lo que el instinto a la razón.
¿Qué es nuestra imaginación comparada con la de un niño que intenta hacer un ferrocarril con espárragos?
Nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener.
De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes.
Desconozco si Dios existe, pero sería mejor para su reputación que no existiera.
No soy sincero, incluso cuando digo que no lo soy.

PERICO PARTENOPEICO -

Pues yo las gregorías las guardo en la computadora, que es como un libro pero a lo bestia.
Os he subido éstas:
"Cuando anuncian por el autobús que se ha perdido un niño, siempre pienso que ese niño soy yo"
"Nunca es tarde si la sopa es buena"
"Son molestas las medicinas en cuyo prospecto nos llaman adultos"
"El niño intenta extraerse las ideas por la nariz"

Greguerío -

Bueno, yo las tengo todas metidas en una cosa que se llama libro. Aquí tienes tres de regalo:
"Al mar le gusta la impunidad y por eso borra toda huella en la playa".
"Lo más difícil de digerir en un banquete es la pata de la mesa que nos ha tocado en suerte".
"La jirafa es un caballo alargado por la curiosidad".

Vesubia -

Pero,¿dónde están las famosas, estupendas, únicas e inigualables GREGERÍAS?, LAS QUIERO TODASSSSSSS
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres