Blogia
doveandamio

MICRORRELATO

MICRORRELATO

El hombre no tenía nariz, ni ojos, ni boca.
Y el rostro estaba cubierto de pelo.
Me llamaron a mí, para que investigara.

La encuesta no fue tan sencilla como posteriormente pudierais imaginar.
Me proporcionaron el pasaje de avión, y volé hasta los antípodas. Y de allí volví al punto de partida.
Por la otra cara del mundo.
Era preciso actuar con cautela, puesto que en ello estribaba el éxito de la empresa.
Solo así pude averiguar lo que averigüé, y redacté un informe de setenta y siete páginas.
Del cual se deducía que: aquel hombre estaba de espaldas.

ççç
(Gonzalo Suárez, en La Literatura, Alfaguara, Madrid, 1997)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Indígena neozelandés -

Los de las antípodas, allá en la lejana Europa, siempre me han parecido gente rara, andando siempre de medio lado o al revés...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres